Las cerezas podrían evitar los ataques de gota

Andrew M. Seaman. New York, 16 de octubre de 2012.- Las cerezas ya no servirían sólo para adornar una copa helada. Un estudio sobre pacientes con gota revela que su consumo está asociado con un 35-75 por ciento menos de riesgo de padecer una crisis de la enfermedad.

Pero el autor principal del estudio advierte que los resultados no prueban que las cerezas eviten los ataques de gota. “Pueden comer todas las cerezas que deseen, pero sin abandonar el tratamiento médico”, dijo Yuqing Zhang, profesor de la Facultad de Medicina de Boston University.

La gota aparece cuando se acumulan los cristales de ácido úrico en las articulaciones. El cuerpo produce ácido úrico cuando metaboliza las purinas, sustancias orgánicas halladas en el cuerpo pero también en algunos alimentos como las anchoas, los hongos y algunos mariscos.

Y todo aquello que refuerza la producción de ácido úrico, o retrasa su eliminación, también eleva el riesgo de desarrollar gota. Ocurre con la obesidad, la hipertensión, la diabetes y la enfermedad renal, entre otros.

La investigación preliminar del equipo de Zhang, que publica los resultados en Arthritis & Rheumatism, es apenas un primer paso para comprender la relación entre el consumo de cerezas y el riesgo de padecer gota. Para el estudio, el equipo reunió a un grupo de pacientes con gota vía Internet.

Todos habían sufrido un ataque de gota en los últimos 12 meses, tenían el diagnóstico médico de la enfermedad, vivían en Estados Unidos y eran mayores de 18 años. El equipo accedió a las historias clínicas de todos los participantes.

Durante un año, los pacientes respondieron cuestionarios online cada vez que tenían un ataque. Además, respondieron encuestas al inicio del estudio y cada tres meses.

De los 633 participantes, 224 dijeron que habían comido cerezas naturales en el año, mientras que 15 habían consumido extracto de cereza y 33 ambos productos.

Durante el año de estudio, el equipo reunió información de 1.247 ataques o dos por paciente y determinó que el consumo de cerezas durante dos días estaba asociado con un 35 por ciento de menor riesgo de padecer un ataque de gota en ese período.

En cambio, el consumo de extracto de cereza estaba asociado con una reducción del riesgo del 45 por ciento y el consumo de ambos productos, con un 37 por ciento menos riesgo.

Pero la gran disminución del riesgo se observó con el consumo paralelo de cerezas naturales y el medicamento para la gota allopurinol (Lopurin, Zyloprim, Zyloric). Esa combinación estuvo relacionada con un 75 por ciento de menor riesgo de padecer un ataque de gota.

Existen varias hipótesis de estos resultados. Una es que la vitamina C de las cerezas podría influir en la cantidad de ácido úrico en sangre, según explicó el doctor Allan Gelber, coautor de un editorial sobre el estudio. Pero Zhang consideró que quedan muchas preguntas por responder y que se necesitan más estudios.

Para Gelber, profesor asociado de la Facultad de Medicina de Johns Hopkins University, Baltimore, el estudio también demuestra que las actividades personales, y no sólo los medicamentos, influyen en el riesgo de tener un ataque.

“Informa al lector que puede hacer algo con su conducta diaria para reducir el riesgo de gota. El paciente es quien ocupa el asiento del conductor”, dijo el especialista.

FUENTE:  Arthritis & Rheumatism, online 28 de septiembre del 2012. © Reuters Health. Tomado de MedlinePlus

Both comments and pings are currently closed.

No se admiten comentarios.

Free T-Mobile Phones on Sale | Thanks to CD Rates, Best New Business and Registry Software