La medicación antitabaco es efectiva y segura

Andrew M. Seaman/Reuters Health/New York

Los tratamientos más utilizados para dejar de fumar, tales como la terapia de reemplazo de la nicotina y los antidepresivos, aumentan la posibilidad de abandonar la adicción sin riesgos.

“Queda claro que los medicamentos ayudan. No son mágicos, pero mejoran la posibilidad de dejar de fumar. Y, por lo que vimos, son seguros”, dijo la autora principal, Kate Cahill, investigadora senior del Grupo de Trabajo sobre Adicción al Tabaco de Cochrane, Universidad de Oxford, Reino Unido.

Un quinto de los estadounidenses y los ingleses fuma. Estudios previos habían demostrado que el 70-75 por ciento quiere dejar de hacerlo, pero que apenas un 3 por ciento lo logra cada año.

El equipo de Cahill reunió información de 12 revisiones de Cochrane Collaboration, una organización internacional que evalúa la evidencia médica. Esos análisis, realizados entre el 2008 y el 2012, incluyeron datos de 267 estudios sobre más de 101.000 fumadores.

Los estudios habían comparado fumadores que intentaban dejar de fumar sin una terapia de cesación con fumadores que utilizaban terapias de reemplazo de la nicotina (chicles y parches) o fármacos como vareniclina (Chantix o Champix, de Pfizer) y bupropion (Zyban o Wellbutrin, de GlaxoSmithKline, y sus genéricos)).

Con las terapias de reemplazo de la nicotina y el bupropion, 18 fumadores pudieron dejar de fumar por cada 10 de los que no utilizaron ayuda terapéutica. La vareniclina fue aún mejor: 28 fumadores dejaron de fumar por cada 10 de los que utilizaron medicamentos.

Es más, el equipo halló que los tratamientos no tan conocidos también eran más efectivos. Esos productos incluían los antidepresivos nortriptilina y citisina, un suplemento vegetal disponible en Europa oriental.

En The Cochrane Library, el equipo publica que las terapias resultaron seguras. Estudios previos habían hallado que 1 de cada 1.000 usuarios de bupropion tenía convulsiones, pero el equipo halló una tasa menor (1/1500).

Además, a pesar de los informes contradictorios sobre la seguridad de la vareniclina, los autores no hallaron pruebas de que el fármaco aumentara el riesgo de padecer trastornos neuropsiquiátricos o cardíacos.

Judith Prochaska, especialista en tratamientos antitabaco, pero que no participó del estudio, consideró que no todos los fumadores usarán las herramientas para dejar de fumar, pero opinó que deben saber que existen.

La terapia de reemplazo de la nicotina es de venta libre en Estados Unidos y la vareniclina y el bupropion se venden con receta por alrededor de 4 dólares por día, menos que un paquete de cigarrillos, según precisó Prochaska, profesora asociada de medicina del Centro de Investigación de la Prevención de Stanford, California.

FUENTE: The Cochrane Library, 30 de mayo de 2013. Reuters Health. ©Thomson Reuters 2013.

Both comments and pings are currently closed.

No se admiten comentarios.

Free T-Mobile Phones on Sale | Thanks to CD Rates, Best New Business and Registry Software