El autor, al analizar el proceso desatado por la pandemia del COVID-19, no logra encontrar justificación científica, social o económica a las medidas adoptadas para hacerla frente; y, además, no lo han logrado.

Lasciate ogni speranza, voi ch’entrate (“¡Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!)  
Esta es inscripción que Dante Alighieri encontró en la puerta del Infierno, como narró en “La Divina Comedia”.

PARECE QUE HAYAMOS ENTRADO EN EL INFIERNO (CON LA PANDEMIA DEL NUEVO CORONAVIRUS, SARS-CoV-2)

“La Divina Comedia”. Infierno. Canto tercero:

“¡Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!
Vi escritas estas palabras con caracteres negros en el dintel de una puerta, por lo cual exclamé:
-Maestro, el sentido de estas palabras me causa pena.
Y él, como hombre lleno de prudencia me contestó:
-Conviene abandonar aquí todo temor; conviene que aquí termine toda cobardía. Hemos llegado al lugar donde te he dicho que verías a la dolorida gente, que ha perdido el bien de la inteligencia”.

BREVE HISTORIA DE LA PANDEMIA DEL SARS-CoV-2

Persistir en políticas sin fundamento en marzo y, sobre todo a mediados de abril, es el típico españolismo de “sostenella y no enmendalla”, arbitrariedad dañina sin más

El nuevo coronavirus se propagó no se sabe bien desde dónde ni cómo, en China, probablemente a partir de murciélagos, en la mitad del año 2019. A primeros de enero de 2020 se identificó con enfermos graves y muertes por COVID-19 (la enfermedad que produce) y desde China se difundió al mundo entero. Por ejemplo, en Italia y en España es probable que los casos de COVID-19 se confundieran desde mediados de enero con los de la gripe estacional (ambas epidemias las producen virus respiratorios).

EL PRIMER CASO «DIAGNOSTICADO» EN ESPAÑA

El 31 de enero de 2020 se “diagnosticó” al primer paciente en España. Fue un paciente alemán ingresado en La Gomera (Canarias), que dio positivo al test. Su estado era “leve” y probablemente se contagió en Alemania, con un infectado que había estado en China. Nueve días después se diagnosticó a otro paciente en Palma (Canarias).

El 24 de febrero se diagnosticaron los primeros casos en la Comunidad de Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana.

LA PRIMERA MUERTE «CERTIFICADA» EN ESPAÑA

El 13 de febrero fue la fecha de la primera muerte “certificada”, de un paciente del Hospital Arnau Vilanova, de Valencia. En realidad se certificó como tal casi quince días después de morir, pues inicialmente se atribuyó la muerte a neumonía, y sólo cuando se hizo autopsia se pudo certificar correctamente.

Por cierto,

con las nuevas normas ante la pandemia, cada vez se hacen menos autopsias, y toda muerte se atribuye casi siempre al COVID-19, a poco que tenga algún síntoma sugerente.

LA CURVA EPIDÉMICA «TÍPICA»

Las epidemias, especialmente las de virus respiratorios, suelen tener una “distribución normal”, la típica casi simétrica que sube hasta llegar a un pico y luego baja hasta que no hay casos.

Así fue en China,

sugiriendo que las medidas de cuarentena sirvieron para poco.

Así parece ser en España donde, además,

probablemente la cuarentena ha incrementado las muertes, como en Italia, sobre todo por

• 1/ obligar a una convivencia estrecha al concentrar a los pacientes (contagiados muchas veces sin síntomas) en sus casas y residencias,
• 2/ dejar sin medios de protección a los sanitarios (que se contagian de los pacientes y que finalmente contagian a sus pacientes) y negarles en muchos casos la realización de pruebas y tests diagnósticos de su propio contagio, lo que les impidió tomar medidas como ausencia del trabajo,
• y 3/ dar una respuesta hospitalocéntrica que convierte a los hospitales en “máquinas de contagiar” pues concentran pacientes de todo tipo, con profesionales contagiados, y convierten al covid19 en una infección nosocomial (que se produce por el contacto en urgencias o por el ingreso)

En el caso de la infección por el SARS-CoV-2, y las muertes por la enfermedad que produce, COVID-19,

hay una distancia de 21 a 28 días entre los picos de máxima incidencia de la infección y máxima mortalidad de la enfermedad.

https://www.cebm.net/covid-19/covid-19-william-farrs-way-out-of-the-pandemic/
https://catalyst.nejm.org/doi/full/10.1056/CAT.20.0080
https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/2764369
https://www.actasanitaria.com/coronavirus-covid-19-el-fin-del-mundo-no-ha-llegado-todavia/
https://www.actasanitaria.com/covid19-you-criticize-but-without-proposing-meaningfull-alternative-not-true-for-me/

La curva típica de una epidemia, con los picos máximos de infectados y muertos distanciados 21-28 días.
SOLUCIONES

En tiempos de crisis los idiotas buscan culpables, y los inteligentes proponen soluciones.

El firmante se encuentra entre dichos extremos, y señala culpables y propone soluciones.

Primero lo segundo, desde el 25 de enero:

“Coronavirus de Wuhan (China). Covid-19. Lo que tiene que saber para evitar una epidemia de pánico” (25 enero)
https://www.actasanitaria.com/coronavirus-de-wuhan-china-2019-ncov-lo-que-tiene-que-saber-para-evitar-una-epidemia-de-panico/

“Medidas contra el coronavirus: tan drásticas que pueden provocar más daño del que eviten” (14 marzo)
https://www.actasanitaria.com/medidas-contra-el-coronavirus-tan-drasticas-que-pueden-provocar-mas-dano-del-que-eviten/

“Tiempos históricos, comportamientos heroicos (cívicos). De alarma a solidaridad” (21 marzo)
https://www.actasanitaria.com/tiempos-historicos-requieren-comportamientos-heroicos-del-estado-de-alarma-al-de-solidaridad/

“Coronavirus (Covid-19). El Fin del Mundo no ha llegado (todavía)” (1 de abril)
https://www.actasanitaria.com/coronavirus-covid-19-el-fin-del-mundo-no-ha-llegado-todavia/

“Memorias del covid19 desde el campo base profesional” (5 de abril)
https://www.actasanitaria.com/memorias-del-covid19-desde-el-campo-base-profesional/

“Covid19 “You criticize but without proposing meaningfull alternative”. Not true for me” (April 7th)
https://www.actasanitaria.com/covid19-you-criticize-but-without-proposing-meaningfull-alternative-not-true-for-me/

Todas las soluciones propuestas por el firmante tenían fundamento científico, y se han ido confirmando, además, en el curso concreto de esta pandemia de SARS-CoV-2

“Face masks, eye protection and person distancing: systematic review and meta-analysis”
https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.03.30.20047217v1

“A Systematic Review of COVID-19 Epidemiology Based on Current Evidence”
https://www.mdpi.com/2077-0383/9/4/967/htm

CULPABLES

A finales de enero no era fácil saber qué hacer; y los errores políticos no fueron tales, sino respuestas improvisadas.

Pero claramente

en el curso de febrero y a primeros de marzo la respuesta de Corea del Sur fue un ejemplo, con el resultado de 4 muertos por millón de habitantes y sólo un (1) profesional sanitario muerto.

Otros países han logrado resultados también espléndidos, como Alemania, Hong Kong, Islandia, Singapur, Taiwan, etc. con medidas civilizadas que se podrían haber imitado.

Persistir en políticas sin fundamento en marzo y, sobre todo a mediados de abril, es el típico españolismo de “sostenella y no enmendalla”, arbitrariedad dañina sin más.

Toca ya señalar a probables culpables que con sus políticas sin ciencia, ni equidad, ni ética, ni solidaridad han provocado la destrucción de la sociedad y de la economía, al tiempo que han logrado el máximo de muertes en el mundo: 360 muertes por millón de habitantes.

Para hacernos idea, en Portugal son 46 muertes por millón de habitantes, la séptima parte (a 11 de abril de 2020):

https://www.worldometers.info/coronavirus/?

Se han cercenado las libertades cívicas. Todo con la excusa de “aplanar la curva” y de “salvar vidas”, pero ambos objetivos se han incumplido

El lector avispado ya se imaginará que

las medidas de Portugal no tienen el draconismo ni el sadismo de las españolas, y son de un país civilizado en el que, por ejemplo, no se prohíbe a los niños salir a dar un paseo con los padres.

Se permite también en Alemania, Austria, Bélgica, Islandia, Luxemburgo, Países Bajos, Suecia, Suiza y otros muchos países cuya mortalidad por COVID-19 es mucho menor que en España.

Por supuesto,

el cierre de las escuelas tiene impacto menor en la mortalidad por COVID-19, y debería evitarse:

https://www.thelancet.com/pdfs/journals/lanchi/PIIS2352-4642(20)30095-X.pdf

Insisto,

las medidas españolas se asocian con la mayor mortandad del mundo por COVID-19.

España era caldo de cultivo ideal, y

el nuevo coronavirus se encontró un “ambiente” favorecedor y no sólo por los errores en la respuesta a la pandemia (más dolorosos por ser evitables), sino porque la sociedad es corrupta, la democracia es débil, el sistema sanitario ha sido diezmado con recortes inmisericordes, las residencias de ancianos son “morideros”, por el afán de lucro y la falta de control, el exceso de medicación es un mal nacional (y muchos medicamentos predisponen a sufrir neumonía) y la población es callada, sumisa y temerosa.

Así,

las políticas frente la pandemia se han impuesto a sangre y fuego, transformando de facto un Estado de Alarma en lo que recuerda un golpe de Estado, con la Policía y el Ejército controlando sin sentido.

Se han cercenado las libertades cívicas.

Todo con la excusa de “aplanar la curva” y de “salvar vidas”, pero ambos objetivos se han incumplido, y se sabía que así iba a pasar.

La política recuerda a un pollo sin cabeza dejando un rastro de sangre (en este caso ajena).

Por supuesto,

no hay transparencia alguna, y se desconoce si existen actas, y su contenido, de reuniones en que se ha decidido el futuro de 47 millones de españoles, y de los millones que heredarán las deudas de un país destruido.

SÍNTESIS

Hemos entrado en el infierno, y hay que abandonar toda esperanza.

Los políticos están bien entrenados y saben cómo lidiar con la post-pandemia.

Cuando todo pase, los políticos comerán bollos y se pondrán medallas; los muertos seguirán en el hoyo, los demás seremos más pobres y crecerá la desigualdad social.

Los políticos ya lo hicieron tras la primera pandemia del siglo XXI, la de la gripe A (virus H1N1), cuya nefasta gestión les permitió ponerse medallas y sacar pecho con las mismas tácticas que emplearon entonces y que ya están utilizando previendo el próximo futuro:

• “volveríamos hacer lo mismo”,
• “es muy fácil criticar a toro pasado”,
•” hay muchos capitanes a posteriori”
• “en España el brote fue explosivo”,
• “esos países habían tenido experiencia con el SARS de 2003”,
• “cualquier puede predecir el pasado”,
“no es posible comparar datos, España ha sido el país más transparente en contar las muertes”,
• “la OMS alabó la política española”,
• “sin las medidas tomadas habría habido muchísimas más muertes”,
• “es difícil tomar decisiones en condiciones de incertidumbre”,
• “esto pasa con todos los fenómenos nuevos: una vez terminado el proceso es muy fácil explicárselo todo”,
• “el principio de precaución obliga a tomar las medidas más extremas”,
• “fuimos transparentes: dimos información diaria”,
• “se proporcionó material y pruebas a todos los profesionales”,
• etc.

“¿Qué pasó con la gripe A? Autoevaluación política a la española”:

https://www.actasanitaria.com/que-paso-con-la-gripe-autoevaluacion-politica-la-espanola/

Algunos políticos, además de comer bollos y ponerse medallas, probablemente terminarán en consejos de administración de empresas relacionadas con “el negocio de la pandemia”.

Las muertes evitables se convertirán en evitadas y todos seremos más pobres en una sociedad más desigual.

AUTOR: © Dr. JUAN GERVÁS. Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). FUENTE: Actasanitaria.com, 11 de abril de 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.