[vc_row][vc_column][vc_column_text]Las lectinas​1 (proteínas vegetales que se unen a los azúcares y se adhieren a las membranas celulares) podrían ser una fuente oculta de aumento de peso y problemas de salud, aun si lleva una alimentación saludable.

De hecho, debido a que las lectinas se encuentran presentes en la mayoría de los alimentos vegetales, si lleva una alimentación a base de alimentos integrales y aún tiene problemas de aumento de peso y/o problemas de salud persistentes, es posible que las lectinas sean una causa oculta.

Muchas lectinas son proinflamatorias, inmunotóxicas, neurotóxicas y citotóxicas.

Además, ciertas lectinas podrían aumentar la viscosidad de la sangre, interferir con la expresión génica y alterar la función endocrina.

El problema con recomendar una alimentación completamente libre de lectinas, es que esto eliminaría la mayoría de los alimentos de origen vegetal​2, que idealmente deben componer la mayor parte de su alimentación.

Por otro lado, algunas lectinas podrían ser bastante beneficiosas al consumirlas en pequeñas cantidades​3, así que probablemente evitarlas del todo no es posible ni deseable.

Entonces, la clave sería encontrar un punto medio donde se puedan evitar las lectinas más dañinas, y donde el efecto de otras se consiga moderar con una adecuada preparación y elaboración de los alimentos.

POR QUÉ LAS LECTINAS PUEDEN ARRUINAR SU SALUD

Antes de mencionar estrategias para reducir el consumo de lectinas en su alimentación, revisaremos las razones para hacerlo. Como explica el Dr. Steven Gundry​4, en su libro “The Plant Paradox” (hay traducción al español: «La Paradoja de las Plantas»),

algunas lectinas de origen vegetal podrían contribuir a la enfermedad del intestino permeable

al unirse a receptores en las células de la mucosa intestinal, interfieriendo así con la absorción de nutrientes a través de la pared intestinal.

De esta manera,

actúan como «antinutrientes», y podrían tener un efecto perjudicial en el microbioma intestinal

al cambiar su equilibrio bacteriano​5.

Entre los peores culpables se encuentra la AGT o aglutinina del germen de trigo (WGA, por sus siglas en inglés),

que se encuentra en el trigo y en otras semillas de la familia de las gramíneas.

En comparación con la AGT, el gluten es un problema menor.

Según Gundry, cardiólogo, en realidad,

la AGT es una de las maneras más eficaces para producir enfermedades cardiacas en los animales que se utilizan en la experimentación.

En general, las lectinas están fuertemente asociadas con trastornos autoinmunitarios, por lo que

cualquier persona que tenga un sistema inmunológico disfuncional debería considerar seriamente intentar llevar una alimentación baja en lectinas.

Una forma en la que las lectinas causan daño es a través del mimetismo molecular.

Al imitar a las proteínas, por ejemplo, de la glándula tiroides o de las articulaciones,

las lectinas podrían ocasionar que su cuerpo ataque a su tiroides y que contribuya a la artritis reumatoide.

Parte de estos procesos patológicos incluye que las lectinas y sus coviajeros, los lipopolisacáridos (LPS) –también conocidos como endotoxinas–, penetren en la pared intestinal, y puedan provocar respuestas inmunológicas muy fuertes.

1. EVÍTENSE POR COMPLETO LOS SIGUIENTES ALIMENTOS ALTOS EN LECTINAS 

Si bien podría ser casi imposible evitar todas las lectinas, ya que se encuentran en la mayoría de los alimentos de origen vegetal, el primer paso sería eliminar los más dañinos.

Si tiene algún problema de salud en el que las lectinas estén presumiblemente involucradas, sería prudente evitar los siguientes alimentos por completo​6:

 Maíz

• Carne de animales alimentados con maíz. Esto incluye la mayoría de las carnes que se venden en las tiendas de alimentación. Para evitar las carnes de animales que provienen de granjas industriales, o sea, carnes de animales alimentados con maíz, debe asegurarse de que la carne que compra tenga la certificación de que proviene de animales alimentados con pasto.

 Leche con caseína A1. La caseína A2 es la proteína normal presente en la leche de ovejas, cabras, búfalos de agua y en algunas vacas Jersey.

Desafortunadamente, en la actualidad,

la mayoría de las vacas son productoras de caseína A1.

La mayor parte de la leche comprada en tiendas será A1, aunque sea orgánica.

La proteína A1 se metaboliza en el intestino para producir betacaseomorfina, que se adhiere a las células beta del páncreas e incita ataques autoinmunológicos.

Realmente,

muchas de las personas que creen que son intolerantes a la lactosa, solo reaccionan a la caseína A1 de la leche.

Si tiene pensado beber leche,

debe ser leche orgánica sin pasteurizar, de vacas productoras de caseína A2 y alimentadas con pasto.

Las vacas Jersey podrían producir caseína A1 o A2, por lo que necesitará confirmar con el productor el tipo de leche que produce.

Las vacas Holstein son productoras de A1 y debe evitar su leche.

 Productos de soja sin fermentar, cacahuetes y anacardos. Si quiere consumir soja, asegúrese de que sea fermentada de modo tradicional.

2. MODÉRESE EL CONSUMO DE LOS SIGUIENTES ALIMENTOS Y PREPÁRENSE O COCÍNENSE ADECUADAMENTE

Asimismo, los siguientes alimentos son altos en lectinas, pero al menos, tenemos la opción de

evitar estos alimentos o comerlos con moderación y, cuando lo hagamos, asegurarnos de prepararlos y cocinarlos adecuadamente.

Las investigaciones demuestran que

germinar, fermentar, remojar y cocinar alimentos altos en lectinas, reduce drásticamente su contenido en lectinas, lo que hace que la mayoría de las personas pueda comerlos sin peligro.

En este grupo se incluyen​7,8,9,10​:

-Legumbres (semillas en vainas, tales como garbanzos, guisantes y judías verdes)​11​.

-Cereales, especialmente los que son integrales.

-Frutas y vegetales de la familia de las solanáceas (tales como los tomates, patatas, berenjenas, pimientos y bayas de goji, solo por nombrar algunos).

-Frutos de la familia de la cucurbita (cucurbitáceas), tales como la calabaza y el calabacín.

Además, entre las legumbres,

algunos granos tienen un menor contenido de lectinas que otros, lo que los convierte en una opción más segura​12.

Entre las variedades de granos que tienen un contenido más moderado de lectina se encuentran los granos de arroz, caupí, habas, semillas de altramuz, alubias blancas y pintas.

Entre los que tienen el menor contenido, y por lo tanto, los más seguros, se encuentran los guisantes, las lentejas y las judías verdes frescas y cocinadas13.

Si es susceptible a las lectinas,

las variedades que debe evitar y tienen de un alto a moderado contenido son, los frijoles blancos y la soja.

Las alubias rojas se encuentran entre los que tienen un mayor contenido de todos.

En comparación,

las alubias blancas contienen en crudo un tercio de las unidades de hemaglutinación de la fitohemaglutinina tóxica presente en los alubias rojas, y las habas contienen tan solo de 5 a 10 % de las lectinas, en comparación a lo que contienen las alubias rojas.

3. CONSEJOS PARA PREPARAR Y COCINAR ADECUADAMENTE LAS LEGUMBRES 

Si decide consumir legumbres, asegúrese de prepararlas y cocinarlas adecuadamente.

Si bien, en términos generales, esto es innecesariamente recordarlo, aquí sí es necesario hacer la advertencia de que,

NUNCA deberá comer legumbres crudas o poco cocinadas, ya que podrían ocasionarle efectos agudos y tóxicos.

Una cantidad tan mínima como cinco alubias podría causar una reacción similar a la de una intoxicación alimenticia.

Para cocinar granos que sean seguros para comer, debe asegurarse de:

• Remojar las legumbres en agua, por lo menos 12 horas antes de cocinarlas, y cambiar frecuentemente el agua. Agregar bicarbonato de sodio en el agua de remojo aumentará, aún más, la neutralización de las lectinas​14.

• Enjuagar las legumbres y desechar el agua utilizada para remojarlas.

• Cocinarlas por lo menos 15 minutos a fuego ALTO.

Cocinar las legumbres a fuego demasiado bajo podría aumentar los niveles de toxicidad hasta cinco veces o más​15.

Debe evitar cualquier receta que requiera utilizar harina de legumbre deshidratada, ya que el calor seco de su horno no destruirá eficientemente las lectinas.

La mejor manera de destruirlas es al utilizar una olla a presión​16,17.

4. CÓMO APROVECHAR AL MÁXIMO LOS BENEFICIOS DE LAS PATATAS PARA LA SALUD 

El contenido en lectinas de las patatas (un miembro de la familia de las solanáceas) también se reducirá debido a la cocción, aunque

estas lectinas tienden a ser más resistentes al calor que las que se encuentran presentes en las legumbres.

En el caso de las patatas,

la cocción reducirá el contenido de lectinas de un 50 a 60 %.

También,

podría aumentar el valor nutricional de las patatas al refrigerarlas después de cocinarlas.

Esto aumenta el almidón resistente a la digestión que contienen las patatas (fibras resistentes a la digestión en el intestino delgado y que fermentan lentamente en el intestino grueso, donde actúan como prebióticos que alimentan a las bacterias sanas)​18.

Como ejemplo,

las patatas asadas y frías contienen 19 gramos de almidón resistente a la digestión por cada 100 gramos, mientras que las patatas al vapor y frías contienen 6 gramos, y las patatas hervidas y frías contienen tan solo 0.8 gramos​19,20.

Además, puesto que no son digeribles,

los almidones resistentes no aumentarán el azúcar en la sangre a sus niveles máximos.

De hecho,

la investigación sugiere que los almidones resistentes a la digestión ayudan a mejorar la regulación de la insulina, lo que reduce el riesgo de resistencia a la insulina​21,22,23,24.

5. VEGETALES QUE SE PUEDEN COMER SIN RESTRICCIONES (LECTINAS SEGURAS) 

Los alimentos de origen vegetal que son

más seguros, en términos de contenido de lectinas, son: espárragos, ajo, apio, champiñones y cebollas.

Otras excelentes opciones que podría comer sin restricciones son:

Tubérculos cocidos: batatas dulces, yuca y ñame.

Vegetales de hojas verdes: todos.

Vegetales crucíferos: brócoli, coliflor y coles de Bruselas.

Aguacates (aunque los aguacates contienen una alta cantidad de lectinas​25, estas son seguras y saludables. Las investigaciones​26 demuestran que el tipo específico de lectinas que se encuentran en el aguacate, aglutinina de persea americana​27, está desprovista de especificidad para los carbohidratos; en vez de eso, interactúa con proteínas y ácidos poliaminos).

-Aceitunas y el auténtico aceite de oliva extra virgen.

OTRAS MANERAS DE REDUCIR EL CONTENIDO EN LECTINAS DE LA ALIMENTACIÓN 

Aparte de eliminar los causantes más perjudiciales y cocinar adecuadamente ciertos alimentos altos en lectinas, otras formas de disminuir la cantidad de lectinas en su alimentación incluyen:

• Quitar la piel y las semillas de frutas y vegetales, ya que

la piel o cáscara y las semillas tienden a contener cantidades más elevadas de lectinas.

Por ejemplo, si lleva una alimentación restringida en lectinas,

podría comer almendras peladas, en vez de las almendras que tengan piel.

• Optar por cereales refinados, en lugar de integrales. Este consejo, sugerido por Gundry, contradice la mayoría de las recomendaciones, que indican que las variedades integrales son más saludables que las blancas; pero en este caso, realmente,

el arroz y el pan blancos podrían ser las opciones preferibles.

No obstante, debe considerar que,

la única manera de hacer que sea seguro incluir el pan en una alimentación restringida en lectinas, es al aumentar el volumen del pan de acuerdo con los métodos tradicionales,

a través de

utilizar levadura o masa madre, que efectivamente descompone el gluten y otras lectinas dañinas.

Sería difícil encontrarlo en la tienda de suministros local, por lo que o bien,

tendría que comprarlo a un artesano tradicional u hornearlo en casa.

Asimismo,

debe asegurarse de que el grano sea orgánico,

ya que la mayor parte del trigo cultivado en los Estados Unidos que no es orgánico, es desecado con glifosato.

Este herbicida, que es tóxico como tal, también

potencia el gluten en personas que ni siquiera manifiestan sensibilidad al mismo, e interfiere con la capacidad del hígado de producir la forma activa de vitamina D.

También,

quela los minerales importantes, altera la vía shikimate, diezma al microbioma y aumenta la permeabilidad intestinal, lo que permite una mayor cantidad de LPSs en el torrente sanguíneo.

• Germinar semillas, granos y legumbres desactivará las lectinas, aunque existen excepciones. Por ejemplo, realmente, el contenido de lectinas mejora cuando germina la alfalfa​28.

• Fermentar también reducirá efectivamente los niveles de lectinas perjudiciales​29.

En el caso de la soja,

los productos de soja fermentada son los únicos dignos de consumirse.

La masa madre es otro ejemplo de

un producto fermentado que hace que el pan sea seguro para comer, en parte por la desactivación de lectinas.

Por supuesto,

todos los tipos de vegetales podrían ser fermentados, lo que aumentaría sus beneficios para la salud.

• Utilizar una olla a presión.

Las lectinas de origen vegetal se neutralizan con mayor eficacia cuando son cocinadas en una olla a presión,

por lo que este utensilio de cocina manual podría ser una inversión rentable. Muchos aseguran que la mejor opción es la InstaPot​30, que es una olla a presión de usos múltiples.

Evite cocinar a fuego lento, ya que realmente aumentará el contenido de lectinas debido a las bajas temperaturas utilizadas.

Un estudio​31 que comparó el contenido de ácido fítico de guisantes remojados, que luego fueron ya sea hervidos de forma regular o cocidos en una olla a presión, encontró que

cocinar a presión reducía el contenido de ácido fítico en un 54 %, en comparación con un 29 % a través de una ebullición regular.

Además,

cocinar en olla a presión, también podría conservar una mayor cantidad de nutrientes, en comparación con otros métodos de cocción.

LIMITE, PERO NO ELIMINE TODAS LAS LECTINAS 

En resumen,

aunque considero que las lectinas pueden causar estragos en la salud, evitarlas por completo no es posible ni deseable.

Realizar una búsqueda en Internet de «alimentos altos en lectinas» le proporcionará listas interminables que básicamente abarcan todo el reino vegetal. No puede eliminarlas todas, y tampoco debe hacerlo, ya que algunas lectinas proporcionan beneficios para la salud.

La clave es identificar los causantes más perjudiciales, evitarlos y asegurarse de preparar y cocinar adecuadamente ciertos alimentos con altos niveles de lectina, para que sean más seguros.

Naturalmente,

su situación particular determinará cuán estricta deberá ser su alimentación.

Muchas personas, en especial las personas que tienen trastornos autoinmunitarios, tienen propensión a ser particularmente sensibles a lectinas específicas que se encuentran en alimentos específicos. Por lo tanto, podría ser necesario hacer experimentos para identificarlos.

Como regla general,

recomiendo prestar especial atención a las lectinas si –aun llevando una alimentación saludable a base de alimentos integrales– continúa teniendo problemas de salud.

Aunque tan solo eliminar o disminuir las lectinas no es una garantía de éxito, podría ser la clave para curarse.

AUTOR: Dr. Mercola. FUENTE Y REFERENCIAS: articulos.mercola.com[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

27 respuestas

  1. Me llamo Montserrat,tengo muchos picores,los médicos no saben que tengo.llevo 9 años así y estoy muy deprimida… probaré esa dieta…. gracias

  2. Estimada Montserrat:

    En realidad, el artículo del Dr. Mercola (muy completo y práctico, por eso lo he publicado aquí) sólo trata de cómo ingerir menos lectinas. No es una dieta, que debería contemplar muchos más aspectos de la alimentación.

    Aunque no quiero convertir los comentarios del blog en consultas a través de Internet, en breve iniciaré una serie de artículos en la sección «Mi punto de vista», donde explicaré la causa y tratamiento de problemas similares al tuyo. Seguro que padeces otros muchos síntomas que los médicos tienden a menospreciar porque no encajan en ninguna enfermedad concreta y acabarán atribuyéndolo a trastornos psicosomáticos o -en el mejor de los casos- a una causa desconocida.

    Estoy casi seguro, sin conocerte ni haberte visto, de que padeces una disbiosis intestinal (desequilibrio de la flora bacteriana o microbiota) y un intestino permeable (problema que padece la inmensa mayoría de la población occidental) que al dejar pasar bacterias, virus, partículas de alimentos mal digeridos, productos químicos, etc. provoca intolerancias, alergias y enfermedades autoinmunitarias. El picor en la piel -con o sin erupción visible- es uno de los numerosos síntomas que encajan en ese trastorno.

    Ten paciencia. Necesitas una dieta terapéutica que retire los alimentos tóxicos e introduzca los más nutritivos y adaptados a tu estado psicofísico. Espero que los artículos que iré publicando te sirvan de ayuda. Por desgracia, vivas donde vivas, son poquísimos los médicos que usan la Medicina nutricional para prevenir, detener y revertir o curar estos trastornos funcionales, que con el tiempo conducirán a enfermedades crónicas graves.

    Un cordial saludo,

    Dr. Nava

  3. Me encantó la información que he leído, la verdad entre para averiguar cuáles son las frutas que tienen pectina para no comerlas, pues siempre que como manzanas con todo y piel y sin piel me provocan muchos gases, se me inflama el estómago después de una media hora de haberla comido. La verdad no se que frutas debo de comer. Pues tengo muy alto el colesterol y la doctora me recomendó no comer pescado, verduras, frutas y pues, como y en un par de horas me da hambre y ahí para calmar el hambre pues necesito comer alguna fruta, no se que hacer.

  4. Estimada Ana:

    Por los síntomas que describes, padeces una candidiasis digestiva que afecta a tu estómago y sobre todo a tu intestino. Los azúcares de la fruta (y todos los carbohidratos refinados: pan, pasta, galletas, repostería, etc.) alimentan una levadura/hongo llamada «Cándida» (vive de azúcares: fructosa, glucosa, lactosa, etc.), y por eso cada vez que tomas fruta, se reanima y te vuelven síntomas como la hinchazón y la mala digestión; y como entras en hipoglucemia reactiva, necesitas volver a ingerir azúcares. Así entras en el «círculo infernal» de hiperglucemias/hipoglucemias del que es muy difícil salir. Máxime si, como creo, también eres prediabética.

    Sólo una dieta sin azúcares, cereales refinados, pan, pasta y patata, durante una o dos semanas, puede obligar a la cándida a replegarse, disminuir en número (es normal que haya cándidas en el intestino sano, pero no tantas como en los enfermos) y después deberías tomar un tratamiento anti candidiasis. Te aconsejo productos naturales, pero concentrados, en forma de suplementos, como el ajo y otros. Y que vayas muy poco a poco, porque si las cándidas vivas dan problemas, al matarlas en masa, sueltan una serie de productos tóxicos que producen unos síntomas inofensivos, pero muy alarmantes.

    Te aconsejo que, vivas donde vivas, busques a un médico nutricionista que entienda de estas malfunciones del aparato digestivo y supervise tu tratamiento. Por otro lado, habría que hacer un diagnóstico integral de tu estado y aconsejarte una dieta. La que te conviene es todo lo contrario de lo que te dijo la doctora.

    Otra cosa: la fruta convencional no debe ser comida con piel. Hay que sumergirla en agua, a ser posible con vinagre o bicarbonato, y luego aclararla (a ser posible con agua filtrada) y pelarla. Aunque la piel es rica en nutrientes y fibra (como la pectina de la manzana) también almacena la mayor parte de los pesticidas con que se trata. Si la fruta es orgánica/ecológica o de su propia cosecha, bastará con lavarla bien. Entonces sí que puede comerse la piel.

    Y, por favor, olvídate del colesterol. Sólo médicos mal formados y mal informados pueden seguir creyendo que el colesterol produce infartos. Pero fíjate en tu glucemia y en los carbohidratos que consumes, porque seguro que padeces resistencia a la insulina. Y ahí radica la clave de tus trastornos. Aunque la inmensa mayoría de los médicos no la sepa diagnosticar precozmente.

    Un cordial saludo y suerte,

    Dr. Nava.

  5. Hola … quisiera q me informaran alguna dieta para el colon irritable …. es muy difícil de manejar o saber q alimentos comer … por q pasas por problemas de constipaciones o de diarreas …. las verduras y frutas me encantan pero no todas me hacen sentir bien …. y los panes y harinas tendrían q ser integrales ? … un saludo grande.

  6. Hola, Griselda:

    Tal como me dices, padeces un colon irritable, con diarreas y estreñimiento. Esta dolencia va siempre acompañada de una disbiosis intestinal, es decir, un desequilibrio de la flora intestinal, en la que destaca un sobrecrecimiento de cierta levadura llamada «cándida».

    La forma de tratar esas disfunciones es esencialmente dietética, y a veces hay que completarla con un tratamiento anticándida. Lo dicho en otro comentario vale también para ti. Por eso te lo transcribo con alguna modificación:

    Sólo una dieta sin azúcares (incluyendo la miel, los zumos, etc.), leche y postres lácteos, cereales refinados, pan, galletas y bollería, pasta, y patata u otros tubérculos con mucho almidón, durante una o dos semanas, puede obligar a la cándida a replegarse, disminuir en número (es normal que haya cándidas en el intestino sano, pero no tantas como en los enfermos) y después deberías tomar un tratamiento anticandidiasis.

    Yo prefiero productos naturales (más eficaces que la nistatina o el ketoconazol de farmacia), pero concentrados, en forma de suplementos, como el ajo y otros. Y que vayas muy poco a poco, porque si las cándidas vivas dan problemas, al matarlas en masa, sueltan una serie de productos tóxicos y/o alergénicos (más de 78) que producen unos síntomas inofensivos, pero muy alarmantes.

    Te aconsejo que, vivas donde vivas, busques a un médico nutricionista (o, en su defecto, a un dietista que sea experto en tratar estas disfunciones del aparato digestivo) que supervise tu tratamiento. Por otro lado, habría que hacer un diagnóstico integral de tu estado fisiopatológico y metabólico antes de aconsejarte una dieta definitiva y permanente que modifique la terapéutica inicial.

    Los panes y harinas refinados alimentan la cándida y desequilibran la flora intestinal. Pero las integrales son muy irritantes para un intestino inflamado. Mi consejo, como te decía antes, es que suprimas los cereales durante unas semanas, y luego pruebes a introducirlos poco a poco (preferiblemente sarraceno o centeno, hechos con masa madre) y en cantidades limitadas.

    No sé si habré podido ayudarte u orientarte en algo. En cualquier caso, te deseo suerte. Gracias por dejar el comentario.

    Un cordial saludo.

  7. Ante todo muchas gracias,son de gran interés ,las informaciones que aportáis. Un saludo

  8. Hay alguna prueba que pueda diagnosticar un intestino permeable o que tienes cándidas?
    Muchas grácias. Los comentarios son muy interesantes.

  9. Estimada Mónica:

    La única forma de diagnosticar un intestino permeable o una candidiasis intestinal crónica (que siempre van juntos) es por la sintomatología, es decir, por los trastornos funcionales que se aprecian en los pacientes afectados. Es verdad que algunos laboratorios se ofrecen para diagnosticar la candidiasis, pero como la cándida forma parte de la microbiota intestinal normal, no consiguen diagnosticarla. Y hay algunas pruebas de anticuerpos que pueden ser orientativas, pero son muy caras e innecesarias.

    Estoy convencido de que cualquier persona que ingiere azúcar de mesa, cereales refinados y almidones (patata, boniato, etc.) en la cantidad habitual en occidente, que es una barbaridad, padece de candidiasis (al principio se detecta por el ardor de estómago, reflujo, hinchazón, sobrepeso, colon irritable, etc.).

    Y como existe la bárbara costumbre (con el consentimiento de los pediatras) de dar a los niños desde pequeñitos, galletas, postres azucarados, cereales, colacao, chucherías, refrescos, etc., la mayoría de los niños la padecen también. En síntesis, una tragedia masiva provocada por la mala alimentación.

    Un cordial saludo.

  10. es de gran interés el articulo
    tengo problemas de piel desde hace meses: eccemas que empezaron en los pies y ahora en la cara, rosacea ocular, granos y tambien picor en la cara sin ninguna causa aparente… (todos estos sintomas me generan gran malestar)
    He estado investigando, y llegué a leer estudios que relacionaban la rosacea con la bacteria h. pylori (que causa hinchazón, gases, diarrea…)la h. pylori con las lectinas, y las lectinas con otros problemas mentales que tambien padezco (niebla mental, depresion, ansiedad…) aunque yo lleve una dieta saludable, está claro que tengo que ver qué alimentos me sientan bien a mi.
    gracias por la información. y que me recomienda para todos estos problemas de piel?

  11. Estimada Mari:

    Todos esos problemas que padeces en la piel (eczemas, rosácea, etc.) provienen de una microbiota alterada y un intestino permeable. Aunque retirando algunos alimentos concretos puedas aliviar el problema temporalmente, la solución definitiva depende de una dieta integral que sanee tu aparato digestivo, y de paso tu metabolismo y tu sistema inmunológico.

    Espero poder publicarla pronto, en cuanto mis demás ocupaciones me lo permitan.

    Un cordial saludo.

  12. Estimada Yoan:

    Me olvidé de decirle a Mari, y ahora te lo digo a ti, que estés pendiente de la dieta y los consejos dietéticos que confío en publicar pronto. Sin una dieta integral, que sane el intestino y restaure la flora (microbios buenos) intestinal, no se podrán superar las alergias y problemas de piel que ambas mencionáis.

    Un cordial saludo.

  13. Me diagnosticaron diabetes y decidí buscar mi dieta midiendome tres veces al dia la glucosa, salieron resultados ilógicos (no harina ni legumbres ni huevo ni comida preparada ni… y todo el azucar refinado y arroz que quisiera) me moví entre 180-100 de glucosa y ni el medico ni nadie me creyó pero con estos resultados no se interponian en mi dieta.
    He estado años siguiendo mi «dieta» contracorriente y sin saber si cada alimento nuevo me afectaria pués no es inmediato y me alteraba durante semanas.
    Hace un mes vi tu articulo y sin tener otros sintomas creí que era imposible tanta coincidencia.
    Entoces retoqué los errores en mi dieta (INTEGRALES) y la tranquilidad de poder saber los alimentos que no me afectarán.
    ACTUALMENTE:
    Glucosa 130-90 ;Tranquilidad para definirme la dieta ;»pecar» solo estropea un dia ; Y felicidad por haber puesto fin a una diabetes con la que casi pierdo la vista (gloucoma).
    Gracias, Josep

  14. Hola, me interesaría mucho la dieta que comentaste que intentarías publicar cuando tuvieras un hueco. Mi caso es que desde hace muchos años padezco de irritación de colon, se me inflama como un globo el colon transversal, y hace tres años me detectaron el síndrome de Hashimoto despues de quejarme de síntomas de excesivo agotamiento y dolor articular entre otras cosas. Empecé un tratamiento homeópata que económicamente me era insostenible, ciertamente se centraba en la permeabilidad perjudicial del intestino. Quisiera tratar de mejorar mi salud a través de la alimentación y consultando diversos post de internet unos hablan de unos alimentos y otros de otros y la verdad es que ya no se que NO debo comer. Lo del gluten lo tengo claro y es lo primero que voy a empezar a eliminar, pero luego siento una verdadera adicción a la leche, y las bebidas vegetales terminan estropeándose, me tomo un vaso y el resto se queda en la nevera…no es para mi una sustitución viable, así que creyendo que el problema estaba en la leche de vaca he empezado a consumir leche de oveja pero según dicen causan el mismo problema, así que trato de sustituir el consumo de leche por yogurt, pero no se si eso sigue siendo igual de perjudicial….Por otro lado mi alimentación incluye calabacín, calabaza, pipas de girasol, tomate, pimiento rojo, escarola, judias verdes*, acelgas, espinaca, champiñones, setas, zanahoria*, puerro, cebolla, ajo, espárragos en bote*, guisantes*, pasta, cuscus y arroz refinados, lentejas, patatas*, huevos, carne roja, pollo, pescado, calamar*, pulpo*, jamón cocido, queso semicurado, mantequilla*, atún enlatado, sardinas enlatadas*, naranjas, plátano, aguacate* y frutas de temporada (*consumo esporádico). Evito las legumbres que me inflaman el cólon, incluso las lentejas que consumo y algunos de los alimentos que ingiero sospecho que también me sientan mal. El té verde me resulta indigesto curiosamente también. Pero vivo en una noria, nunca se como voy a amanecer al día siguiente, algo reacciona en mi cuerpo y ya eso marca mi estado de salud de un día, dos o a veces varios. ¿Podrías indicarme una dieta orientativa y que alimentos debería eliminar, que otros incluir y cuales consumir en menos cantidad?. Disculpa la extensión de mi mensaje y agradecida de corazón anticipadamente. Un saludo

  15. Hola, María:

    Gracias por tu comentario, la extensión no tiene importancia. Hay una dieta terapéutica que puede ayudarte, sí, porque es la alimentación errónea seguida durante muchos años la que nos lleva a esas molestias que sufres. Por eso la dieta adecuada puede revertir -no siempre se siempre se puede curar del todo- los trastornos funcionales que te aquejan y espero poder publicarla (ya estaba en ello) en cuanto la pandemia de COVID-19 me deje tiempo para volver a escribir sobre nutrición.

    Mantente en contacto, por favor, a través de este blog. Y espero que puedas disfrutar del resto del contenido que no sea demasiado técnico.

    Un cordial saludo.

  16. Buenas.
    Llevo varios años dando vuelta a mi dieta. Con una candidiasis y, por tanto, parece ser, disbiosis e intestino permeable. Hace unos años acudí a un naturópata que me retiró azúcares, por supuesto, todo tipo de lácteos y cereales refinados, incluidos el gluten, patata, alimentos fermentados y carnes grasas (curiosamente también las nueces). Durante un tiempo también me limitó las legumbres. Mejoré moderadamente y me estanqué. Seguí manteniendo la dieta, con cierta laxitud, volví a empeorar y acudí a otra clínica. En ella me prescribieron una dieta antiinflamatoria parecida, pero permitiendo las legumbres, avena y centeno (nueces también), como modificaciones. Unido a unos tratamientos suplementarios no mejoré gran cosa, aunque, según sus análisis las cándidas bajaron a niveles aceptables.
    Hoy en día he empezado la dieta del Dr. Gundry, sin suplementos, eso sí. Leo en su artículo un buen resumen, aunque me parece más permisivo (pan de masa madre, arroz, guisantes…). Disculpe, pero no me queda claro si usted respalda esta dieta pues entra en contradicciones con las dietas antiinflamatorias habituales para tratar la disbiosis y la cándida.
    Un saludo.

  17. Hola llevo tiempo con ardor de estómago la verdad es que no hago dieta como frituras y a veces dulces y bocadillos de embutidos como azúcares ejemplo caramelo y chocolate por que si dejo de tomarlos me entra bajadas de azucar y noto la mayoría de las veces la barriga inflamada (dura)me salen granos enormes en las piernas y a veces en la cara y me noto en cuerpo cansado como si llevase una armadura de hierro , hago ejercicio pesas etc pero no es suficiente tampoco nose si sera problemas de peso mido 1,78 y peso 86 kilo que devo hacer?

  18. Estimado Antonio:

    Como médico nutricionista, ni sigo ni recomiendo ninguna dieta de autor o escuela. He aprendido de todas ellas, eso sí, incluyendo algunas demonizadas o tildadas de dietas «milagro» por los endocrinos y dietistas académicos, como la paleolítica o la ortomolecular. Mejor estudiaran un poco más de nutrición científica y clínica, porque la que ellos propagan sí que es disparatada, la peor de todas, la más dañina. Esa sí que es una dieta milagro, porque sería «un milagro» que funcionara. Pero no lo hace.

    Las lectinas y el gluten dan problemas, sin duda. Pero no son problema (excepto a nivel digestivo) si no atraviesan la barrera intestinal y pasan a la sangre. El intestino permeable es el «verdadero» problema, porque de otra manera sería imposible que moléculas tan enormes, resultantes de proteínas mal digeridas, pasaran a la sangre (junto con bacterias, virus y hongos de la microbiota intestinal) y causaran trastornos funcionales y enfermedades en las glándulas, el cerebro (otra glándula, por cierto), el sistema nervioso, la piel, el aparato reproductor y la sexualidad de hombres y mujeres, sistema inmunológico, aparato locomotor, etc.

    Voy a publicar un menú-tipo (adaptable a situaciones individuales) aquí, porque aunque no me gusta escribir ni hacer recomendaciones en general sin entrevistar y estudiar a los pacientes concretos, creo que si de la dieta habitual suprimimos unos pocos alimentos absolutamente dañinos para todos, y que encima se consumen en exceso, nos quedaremos con los buenos o excelentes para nuestra biología y metabolismo. La correcta alimentación no es tan complicada como parece a primera vista. Los médicos y especialistas en nutrición, con la impagable ayuda de la industria alimentaria y farmacéutica, son los que la han enrevesado y han sembrado la confusión entre la población. Por eso comprendo que las personas afectadas de innumerables y molestos trastornos relacionados con la alimentación busquen una solución o un remedio a la desesperada, aunque sea inseguro.

    Publicaré esa dieta lo antes posible y proseguiré con los artículos sobre nutrición que había iniciado. Pero ahora mismo me tiene enfrascado la investigación sobre el coronavirus. No tengo ninguna duda de que COVID-19 es similar a una «gripe» un poco dura, como otras muchas, pero no puedo callarme ante las canalladas (como confinamientos forzosos de adultos sanos y niños) que gobiernos occidentales, especialmente el de España, están perpetrando contra sus pueblos.

    Ten paciencia, Antonio. Y sigue honrándonos con tus visitas y comentarios.

    Un cordial saludo.

  19. Estimado Javier:

    Los trastornos que mencionas indican que eres prediabético o diabético. Tienes hipoglucemias reactivas (necesidad de ingerir dulces o carbohidratos por bajones de glucemia después de las comidas), forunculosis, disbiosis e inflamación intestinal, y casi con toda seguridad, candidiasis intestinal. Como digo a los demás lectores que consultan por email, publicaré un menú-tipo para todos en general, pero que debe ser adaptado a las situaciones individuales.

    Te puedo decir ya que tomando pan, caramelos, chocolate, azúcares (hasta los embutidos la llevan: mira las etiquetas), etc., perpetúas tus ciclos de subidones y bajones de azúcar en sangre, por la liberación exagerada de «insulina» y «resistencia» a la acción de la misma, que tales alimentos producen. Dejar el azúcar -y alimentos industriales que la llevan: galletas, bollería cereales para el desayuno, zumos, refrescos, etc.-, así como el pan, la pasta y la patata, es lo que te conviene.

    Pero como has desarrollado una fuerte adicción metabólica, tendrás durante los primeros días/semanas un síndrome de abstinencia (como los fumadores que intentan dejar de fumar), por lo que tendrás que suplir la falta de malos carbohidratos, con otros vegetales o carbohidratos saludables): verduras, ensaladas, hortalizas, legumbres y fruta (ambos con moderación, por los azúcares y carbohidratos que contienen); además de proteínas y grasas saludables: carne, pescado, huevos, yogures y frutos secos.

    No será fácil, pero es la única salida que te queda. Si lo haces bien, al cabo de 2 ó 3 semanas, la mejoría y el bienestar que notarás será tan notable que te asombrará. Si con esa dieta, aún sigues teniendo hipoglucemias y capricho de dulces, es aconsejable un tratamiento anticándidas. Esa puede ser la causa de tus ardores de estómago. Y si has estado tomando antiácidos (sobre todo omeprazol) o tienes una cierta edad, probablemente tengas hipoclorhidria por gastritis atrófica y necesites un suplemento de pepsina y enzimas digestivas. Pero, poco a poco.

    Ánimo y un cordial saludo.

  20. Muchas gracias Jesus voy a empezar ya eliminando esos alimentos dañino y estare pendiente a la elaboración de su nueva dieta, Un abrazo.

  21. Andrea
    Buenas , yo tengo un problema el cual no he podido descifrar. Tengo un dolor que de repente me viene debajo de mis costillas derechas. Alguna vez me hiceron estudios y nada me descubrieron, dando como diagnostico una colitis nerviosa. Tengo un quiste hepatico, el cual me dijeron , era Benigno y que ese no era el problema.
    Llevo ya muchos años con este dolor, no es un dolor diario , pero de repente me da y fuerte. No tengo tiroides. Casi siempre estoy anémica, pues no como carnes rojas, y me han llegado a prescribir hierro cápsulas de 300 mg 3 veces por día. Sinceramente no tomo toda esa cantidad de hierro diaria.
    Opte por tomar moringa y comer más vegetales verdes.
    Pero en estos tiempos , he notado que se me inflama muchísimo mi vientre , tengo muchísimos gases y ese dolor debajo de mis costillas que aveces ni me deja dormir, de hecho no puedo dormir recargada sobre el lado derecho.
    El otro día viendo YouTube, me salió el anuncio del Dr. Gundry y me interesó lo que explicaba de las lectinas y buscando información , fue que encontré su página y sus comentarios.
    He pensado en encargar unos libros de alimentación correcta , tanto para poder mejorar la inflamación y ese dolor de mi panza, como para La tiroides, porque en realidad desde que me la quitaron , jamás he sabido que alimentos puedo o no puedo comer.
    Quisiera saber su opinión. Muchísimas gracias .

  22. Buenas tardes. Por favor me gustaría concertar una cita médica con usted, tengo problemas de ansiedad, cualquier cosa me provoca ansiedad y siempre la «calmo» comiendo. Esto me provoca sobrepeso y dolores estomacales.
    Por favor dígame donde pasa consulta y cómo y cuándo podría ir. Muchas gracias. Un saludo

  23. Hola! Muy interesante su blog, me encantaria que compartiera la mejor forma de hacer pan sin gluten o tal y como dice en este post con granos organicos, levadura o masa madre que parece ser que en su proceso hace desaparecer el gluten. Por otro lado queria aprovechar que escribo para saber si podria ayudarme a saber que cantidad de fruta o vegetales son necesarios al dia para un niño de cuatro años para que tenga la aportación necesaria de calcio, no toma ningun lacteo, restringimos la ingesta de cualquier leche y sus deribados.
    Un saludo y muchas gracias

  24. Hola Jesús muy agradecida por su blog,el problema que yo tengo es que las heces son muy delgadas,aveces acuosos,siento que el orificio anal no tiene fuerza para evacuar ,no siento ningún dolor y no se si tenga algo que ver pero últimamente tengo demasiado acné en la barbilla, debajo de las orejas ,inflamacion en los granos ,tengo ceborreica en el cuero cabelludo y caída de cabello ,dolor muy poco en las rodillas ,no se si todo eso tenga que ver con la alimentación o el estrés, hago ejercicio regularmente ,soy una persona activa ,casi no consumo cosas dulces ,tengo 41 años ,espero me pueda dar algunos consejos …Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.