Según los informes,

22.000 personas, la mitad de ellas de edad avanzada, fueron llevadas al hospital con síntomas de golpe de calor durante la ola de calor del mes pasado en Japón, donde las temperaturas récord excedieron los 41 ° C.

Temperaturas de julio excepcionalmente altas y persistentes también cocieron al norte de América y Europa, y prepararon el escenario para incendios forestales catastróficos no solo en Grecia, sino también sobre el círculo polar ártico en Alaska y Laponia.

El cambio climático hace que las olas de calor sean más frecuentes y severas.

Sin embargo, a diferencia de otros desastres naturales -con los que, según el impacto, deberían agruparse correctamente- las olas de calor no provocan una respuesta intersectorial inmediata para proteger la vida. Dada la perspectiva de 7.000 muertes relacionadas con el calor por año en el Reino Unido para el año 2050, esa previsión desalentadora deberá cambiar.

El mundo enfrenta una verdadera emergencia de salud planetaria. Las olas de calor asesinas son una amenaza relativamente reciente y poco comprendida.

¿QUÉ ES UNA OLA DE CALOR?

No hay una definición universal de una ola de calor.

Los meteorólogos tienden a referirse a un aumento de 5 ° C por encima de la temperatura máxima promedio de 1961-90 que dura 5 días o más.

Las olas de calor interrumpen las economías, la agricultura, el transporte y los servicios públicos. Aumentan los problemas existentes como la sequía y presentan riesgos profundos para la salud.

Los centros urbanos densamente construidos presentan riesgos especiales por el calor concentrado que se disipa lentamente: el efecto isla de calor.

20 000 muertes se atribuyeron a la prolongada ola de calor europea de 2003.

En el Reino Unido ese año, las muertes aumentaron en un tercio entre los residentes de Londres, las personas mayores de 75 años y los que estaban en hogares de cuidado.

Las olas de calor aumentan las muertes por afecciones cardiovasculares y respiratorias y también se asocian con más suicidios. Las personas en los extremos de la edad son más susceptibles al calor, pero también lo son aquellos que son pobres o socialmente aislados.

La pobreza dificulta la adaptación de muchas maneras.

La vivienda inferior puede sobrecalentarse a temperaturas más bajas, mientras que el costo del agua o la electricidad crea una barrera para el baño o el enfriamiento mecánico.

En París, Francia, el 90% de las personas que murieron durante la ola de calor de 2003 vivían solos.

Las poblaciones de todo el mundo corren el riesgo de sufrir olas de calor, incluso en países como India, que están acostumbrados a las altas temperaturas.

En Karachi, Pakistán, 65 000 personas fueron llevados al hospital con síntomas relacionados con el calor en 2015.

Los países en desarrollo son particularmente susceptibles, ya que la adaptación al cambio climático es costosa y el trabajo manual al aire libre es más común.

Además, los países con menores recursos podrían tener escasez de electricidad durante las olas de calor que ponen en desventaja a aquellos que no pueden permitirse fuentes alternativas de energía.

LAS OLAS DE CALOR SUPONEN DESAFÍOS SANITARIOS Y DE ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO

Brindar atención médica durante las olas de calor presenta desafíos. La demanda aguda aumenta, duplicando las solicitudes de consultas y aumentando las admisiones de pacientes hospitalizados.

Por otra parte,

muchos hospitales están mal diseñados para hacer frente al calor, construido en realidad con aislamiento para retener el calor y propensos a altas ganancias de calor interno procedente de los pacientes, el personal y el equipo.

La llamada a un uso más amplio del aire acondicionado ignora el hecho de que la mayor parte de la energía proviene de los combustibles fósiles. Por lo tanto,

la electricidad para el aire acondicionado contribuye a la contaminación que impulsa el cambio climático, al tiempo que produce calor residual que se agrega a las islas de calor urbanas. Se requieren respuestas más sofisticadas que incorporen resistencia al calor en el diseño.

Para resumir los desafíos presentados por los veranos más cálidos en el futuro y dirigir la respuesta del gobierno, el Comité de Auditoría Ambiental de la Cámara de los Comunes británica publicó un informe, «Olas de calor: adaptación al cambio climático», el 26 de julio. El informe dice que las decisiones del gobierno del Reino Unido han aumentado la vulnerabilidad a las olas de calor.

Por ejemplo, detener los fondos de adaptación climática en 2015, relajar los objetivos de conservación del agua a pesar de las disminuciones previstas en el suministro futuro, invadir espacios verdes en áreas urbanas, eximir a Inglaterra de sistemas de drenaje urbano sostenibles, requeridos en otras partes del Reino Unido, y comunicación inadecuada de los riesgos climáticos.

Hay mucho que corregir, comenzando con las regulaciones sobre olas de calor para nuevos edificios.

En la actualidad, una de cada cinco casas en el Reino Unido se sobrecalienta a más de 26 ° C.

Construir escuelas, hospitales o fábricas hoy que no sean resilientes al cambio climático representa una inversión deficiente y condena a generaciones de usuarios a la miseria.

El informe de la Cámara de los Comunes proporciona hechos a partir de los cuales se puede planificar la adaptación al cambio climático, comenzando con una comunicación clara y educación pública sobre los riesgos. El informe concluye que el Departamento de Salud y Asistencia Social debe proporcionar liderazgo dentro del gobierno.

Esta es una oportunidad importante para colocar la salud en el centro de la toma de decisiones sobre el cambio climático, reconocer que las amenazas a la salud, como las olas de calor, se comparten internacionalmente, construir comunidades más resistentes y, lo más importante, limitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

FUENTE: The Lancet / 4 de agosto de 2018. © 2018 Elsevier Ltd. ORIGINAL: ScienceDirect