Los beneficios para la salud de los ácidos grasos omega-3 están confirmados por numerosos estudios clínicos. Son esenciales en la dieta, o sea: nuestro cuerpo no los puede producir. Pero recuerde que una alimentación adecuada es la fuente preferente de la que se deben obtener.

Si toma suplementos, de omega-3 o de otro tipo, que sea por indicación de un médico experto en nutrición. Sirve de poco, o de nada, tomar buenos suplementos cuando se sigue una mala alimentación y un modo de vida erróneo.

A continuación, y a despecho de la «evidencia publicada», enumeraremos 61 efectos favorables para la salud documentados con estudios clínicos:

1. Existe una fuerte evidencia de que los ácidos grasos Omega-3 tienen un efecto beneficioso en el trastorno bipolar.

2. La suplementación con ácidos grasos Omega-3 se asocia con una reducción de manía y depresión en el trastorno bipolar juvenil.

3. Los estudios clínicos han concluido que la suplementación oral con aceite de pescado tiene efectos  beneficiosos en la artritis reumatoide y en algunos asmáticos.

4. El aceite de pescado mejora la disfunción tubular, los perfiles lipídicos y el estrés oxidativo en pacientes con nefropatía por IgA.

5. La suplementación dietética con aceite de linaza disminuye la presión arterial en pacientes dislipidémicos.

6. Los ácidos grasos Omega-3 mejoran el perfil de riesgo cardiovascular de los sujetos con síndrome metabólico, incluidos los marcadores de inflamación y autoinmunidad.

7. Omega-3 en dosis moderadas reduce las muertes cardíacas, y en dosis altas reduce los eventos cardiovasculares no fatales.

8. La suplementación dietética con ácidos grasos omega-3 reduce la incidencia de muerte súbita cardíaca en pacientes con infarto de miocardio.

9. El ácido graso Omega-3 reduce la mortalidad total y la muerte súbita en pacientes con disfunción sistólica del ventrículo izquierdo.

10. El aumento de los niveles de ácidos grasos Omega-3 en la sangre puede ser 8 veces más efectivo que distribuir desfibriladores externos automáticos (DEA) y 2 veces más efectivo que implantar desfibriladores cardioversores implantadores (DAI) para prevenir la muerte súbita.

11. La suplementación con ácidos grasos Omega-3 reduce la mortalidad total y la muerte súbita en pacientes que ya han sufrido un ataque cardíaco.

12. El consumo de pequeñas cantidades de pescado está asociado con una reducción de la enfermedad coronaria.

13. La suplementación con ácidos grasos omega-3 y vitamina D da como resultado una reducción sustancial en los puntajes de calcio coronario y un crecimiento más lento de la placa.

14. Los ácidos grasos Omega-3 previenen la fibrilación auricular después de la cirugía de revascularización coronaria.

15. La suplementación con ácidos grasos Omega-3 tiene un efecto terapéutico en niños con TDAH.

16. Una combinación de ácidos grasos omega-3 y omega-6, así como el consumo de magnesio y zinc, proporcionan un efecto beneficioso sobre los problemas atencionales, conductuales y emocionales de niños y adolescentes.

17. La suplementación con aceite de pescado tiene un efecto terapéutico significativo en niños con autismo.

18. Los ácidos grasos Omega-3 parecen ser un tratamiento efectivo para niños con autismo.

19. El consumo de suplementos de ácidos grasos omega-3 disminuye los niveles de homocisteína en pacientes diabéticos.

20. Los ácidos grasos Omega-3 mejoran la función macro y microvascular en sujetos con diabetes mellitus tipo 2.

21. En pacientes con enfermedad coronaria estable, existe una asociación independiente e inversa entre los niveles de ácidos grasos n-3 y los biomarcadores inflamatorios.

22. Los ácidos grasos Omega-3 mejoran la función endotelial en la enfermedad arterial periférica.

23. El aceite de pescado tiene un efecto beneficioso sobre la viscosidad de la sangre en la enfermedad vascular periférica.

24. La suplementación con aceite de pescado mejora la distancia recorrida a pie en la enfermedad arterial periférica.

25. El ácido docosapentaenoico (DPA) de ácidos grasos omega-3 reduce el riesgo de enfermedad arterial periférica asociada con el tabaquismo.

26. Un tratamiento de 8 meses con ácidos grasos omega-3 (EPA y DHA) tiene efectos positivos, como disminución de la inflamación, en pacientes con fibrosis quística.

27. Los ácidos grasos Omega-3 pueden tener un efecto protector contra la sobreproducción de moco causada por la colonización bacteriana pulmonar en la fibrosis quística.

28. La suplementación con ácidos grasos omega-3 reduce los biomarcadores inflamatorios, la velocidad de sedimentación globular y las concentraciones de interleucina-8 en pacientes con fibrosis quística.

29. DHA aumenta la resistencia a la infección por Pseudomonas aeruginosa.

30. La suplementación con EPA tiene valor terapéutico en el tratamiento de pacientes con hepatitis C crónica.

31. EPA y DHA tienen valor terapéutico en el tratamiento del lupus eritematoso sistémico.

32. El aceite de pescado Omega-3 reduce la gravedad de los síntomas en pacientes con lupus eritematoso sistémico.

33. La ingesta de ácidos grasos omega-3 de cadena larga y pescado reduce el riesgo de enfermedad coronaria y mortalidad total en mujeres diabéticas.

34. Las concentraciones plasmáticas más altas de EPA y DPA están asociadas con un menor riesgo de infarto de miocardio no mortal entre las mujeres.

35. El consumo de ácidos grasos Omega-3 está inversamente asociado con la incidencia de hipertensión.

36. El aceite de pescado, pero no el aceite de linaza, disminuye la inflamación y previene la disfunción cardiaca inducida por sobrecarga.

37. El consumo de pescado reduce el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico en personas de edad avanzada.

38. Una ingesta moderada de EPA y DHA puede retrasar el deterioro cognitivo en hombres de edad avanzada.

39. Los ácidos grasos Omega-3 pueden tener un efecto terapéutico en la depresión posparto.

40. Los ácidos grasos Omega-3 pueden tener valor terapéutico en el tratamiento del síndrome del ojo seco.

41. La suplementación con ácidos grasos Omega-3 exhibe valor terapéutico en el tratamiento de niños con sintomatología de trastorno por déficit de atención / hiperactividad (TDAH).

42. El consumo de pescado reduce el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico en los hombres.

43. La suplementación con ácidos grasos Omega-3 previene y revierte la resistencia a la insulina.

44. Los ácidos grasos Omega-3 previenen la formación de cálculos urinarios de oxalato de calcio.

45. Los ácidos grasos Omega-3 son beneficiosos para los niños con asma bronquial.

46. ​​La suplementación con ácidos grasos Omega 3 puede contribuir a la prevención del parto prematuro temprano en embarazos de bajo y alto riesgo.

47. El consumo de pescado está asociado con una reducción del 63% en la mortalidad específica por cáncer de próstata.

48. Los ácidos grasos Omega 3 disminuyen la gravedad de los trastornos autoinmunes.

49. El ácido eicosapentaenoico (EPA) puede tener un papel terapéutico en la atenuación de la hipertensión pulmonar.

50. Los ácidos grasos Omega-3 dieron como resultado una mejora en la carga de peso en perros con osteoartritis.

51. Los pacientes con glaucoma primario de ángulo abierto tienen niveles sanguíneos reducidos de DHA y EPA.

52. Los ácidos grasos Omega-3 alivian la resistencia a la insulina y el hígado graso en ratones obesos.

53. La ingesta de ácidos eicosapentaenoico y docosahexaenoico del pescado puede estar asociada con una menor prevalencia de rinitis alérgica.

54. El aceite de hígado de bacalao (ácidos grasos omega-3) reduce la necesidad de AINE en pacientes con artritis reumatoide.

55. Los ácidos grasos omega-3 tienen importantes beneficios terapéuticos y actividad ahorradora de medicamentos en el tratamiento de la artritis reumatoide.

56. Las dietas que contienen EPA y DHA tienen un efecto inhibitorio sobre el crecimiento y la metástasis del cáncer de mama.

57. Los ácidos grasos Omega-3 en la dieta pueden proteger a los fumadores contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

58. Se demostró que los ácidos grasos omega-3 son más efectivos que el placebo para la depresión tanto en adultos como en niños en pequeños en estudios controlados y un estudio abierto de depresión bipolar.

59. El ácido graso omega-3 EPA es tan efectivo como la fluoxetina (Prozac) en el tratamiento del trastorno depresivo mayor.

60. Una dieta baja en grasas saturadas trans y rica en ácidos grasos omega-3 y aceite de oliva puede reducir el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad.

61. Una mayor ingesta de ácidos grasos omega 3 puede reducir el riesgo de neumonía.

FUENTE: GreenMedInfo. 21 de febrero de 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.