En 2012, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. prohibió la venta de biberones que contienen bisfenol A (BPA), un compuesto que se encuentra con frecuencia en los plásticos.

La prohibición se produjo después de que los fabricantes lo retiraran en 2009 en respuesta a las preocupaciones de los consumidores sobre la seguridad del BPA, una vez que

varios estudios habían encontrado que el BPA imita a los estrógenos y podría dañar el desarrollo cerebral y reproductivo de fetos, bebés y niños.

Desde entonces,

los estantes de las tiendas están repletos de envases libres de BPA para bebés y adultos por igual.

Sin embargo,

investigaciones recientes revelan que un sustituto común para el BPA, el bisfenol S (BPS), puede ser igual de dañino.

¿QUÉ ES EL BISFENOL Y PARA QUÉ SE USA?

Libre de BPA. ¿Y de BPS?

El Bisfenol A (BPA, iniciales en inglés)  es el material de partida para fabricar plásticos de policarbonato. Cualquier resto de BPA que no se consuma en la reacción utilizada para hacer un recipiente de plástico puede filtrarse en su contenido. Desde allí puede introducirse en el cuerpo.

El Bisfenol S (BPS) fue un sustituto preferido porque se pensó que era más resistente a la lixiviación [filtración del envase hacia el contenido]. Si la gente consumiere menos de esta sustancia química, se suponía que no causaría ningún daño o solo un daño mínimo.

Sin embargo, BPS se filtra al contenido del envase. Casi el 81 por ciento de los estadounidenses tienen niveles detectables de BPS en su orina. Y una vez que entra en el cuerpo, puede afectar a las células de forma similar al BPA.

Un estudio de 2013 realizado por Cheryl Watson en la rama médica de la Universidad de Texas en Galveston encontró que

incluso las concentraciones picomolares (menos de una parte por billón) de BPS pueden alterar el funcionamiento normal de una célula, lo que podría conducir a trastornos metabólicos como la diabetes y la obesidad, asma, defectos de nacimiento o incluso cáncer.

«[Los fabricantes] ponen ‘SIN BPA’ en la etiqueta, lo cual es cierto. Lo que olvidaron decirle es que lo que ha sustituido al BPA no se ha probado que no cause los mismos tipos de problemas que se ha demostrado que causa el BPA. Esto es bastante astuto «, dice Watson.

Un estudio de 2011 publicado en Environmental Health Perspectives descubrió que casi todos los 455 plásticos disponibles en el mercado que se probaron filtraron productos químicos estrogénicos.

Este estudio condujo a una amarga batalla legal entre Eastman Chemical Co. y el autor del estudio, George Bittner, profesor de neurobiología en la Universidad de Texas en Austin y fundador de CertiChem y PlastiPure, dos compañías diseñadas para probar y descubrir plásticos no estrogénicos.

Bittner afirmó en el informe revisado por pares que el producto Tritan de Eastman, comercializado para estar completamente libre de lixiviación estrogénica, mostró tal actividad. Eastman afirmó lo contrario y presentó una demanda.

Un jurado federal falló a favor de este último, diciendo que los métodos de prueba de Bittner eran inadecuados porque las pruebas se realizaron in vitro, en una placa de Petri en lugar de in vivo, en un animal vivo.

ESTUDIOS PRUEBAN QUE EL BPS DAÑA EL CEREBRO Y EL CORAZÓN DE ANIMALES

Desde este episodio, los científicos independientes han centrado sus esfuerzos en las pruebas in vivo.

Pez cebra
Pez cebra. Foto: Danio Rerio.

Deborah Kurrasch, de la Universidad de Calgary, recurrió al pez cebra para estudiar los efectos de BPS en el desarrollo embrionario. El desarrollo del cerebro en el pez cebra es similar al de los humanos pero mucho más fácil de rastrear.

Cuando los peces recibieron dosis de BPS en concentraciones similares a las encontradas en un río cercano, el crecimiento neuronal explotó, aumentando un 170 por ciento en los peces expuestos al BPA y un enorme 240 por ciento en los expuestos al BPS.

A medida que los peces envejecían, comenzaron a deslizarse alrededor de su tanque mucho más rápido y más erráticamente que los peces no expuestos.

Los investigadores concluyeron que el aumento del crecimiento neural probablemente conduzca a la hiperactividad.

Parte del problema con los disruptores endocrinos es que generalmente tienen un perfil de respuesta a la dosis en forma de U«, dice Kurrasch.

“A dosis muy bajas tienen actividad y luego, a medida que aumenta la dosis, disminuye su actividad. Luego, a dosis más altas, vuelve a tener actividad”.

Encontró que

una dosis muy baja, 1,000 veces menor que la cantidad diaria recomendada para humanos, puede afectar el crecimiento neural en los peces cebra.

En otro estudio, Hong-Sheng Wang, profesor asociado de la Universidad de Cincinnati,

descubrió que tanto BPA como BPS causan arritmia cardíaca en ratas.

Probó casi 50 ratas, dándoles los productos químicos en dosis similares a las concentraciones que se encuentran en los humanos. Incluso a concentraciones tan bajas, los corazones de las ratas comenzaron a acelerarse, pero curiosamente solo los de las hembras.

Descubrieron que

BPS bloqueó un receptor de estrógeno que se encuentra solo en ratas hembras, lo que conduce a la interrupción de los canales de calcio, una causa común de arritmia cardíaca en humanos.

LA RESPONSABILIDAD E INTELIGENCIA DEL CONSUMIDOR ANTE LA FALTA DE REGULACIÓN Y ASTUCIA DE LA INDUSTRIA

Estos estudios in vivo concuerdan con los estudios in vitro que afirman que BPS es un peligro.

Pero el problema no se detiene con la eliminación del bisfenol S del mercado como se hizo con el bisfenol A. El problema, según Kurrasch, radica en la falta de regulación de la industria.

Actualmente,

ninguna agencia federal prueba la toxicidad de los nuevos materiales antes de que estén permitidos en el mercado.

«Estamos pagando una prima por un producto» más seguro «que ni siquiera es más seguro», dice Kurrasch.

Existen muchos tipos de bisfenoles, por lo que parte de

la responsabilidad del público «es asegurarse de que [los fabricantes] no pasen del BPA al BPS, al BPF, o a cualquier otro que sea el próximo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.