Muchos países (y sus medios de comunicación) se han maravillado de la estrategia relajada de Suecia frente a la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19): las escuelas y la mayoría de los lugares de trabajo han permanecido abiertos, y los oficiales de policía no paraban a los ciudadanos por la calle.

SE DIJO QUE SUECIA ESTABA SACRIFICANDO A SUS CIUDADANOS PARA ALCANZAR LA INMUNIDAD COLECTIVA; PERO ESPAÑA, REINO UNIDO Y BÉLGICA LA SUPERAN EN MUERTOS
  • Ha quedado claro que un bloqueo duro no protege a las personas mayores y frágiles que viven en hogares de ancianos, la población que el encierro fue diseñado para proteger.
  • Tampoco disminuye la mortalidad por COVID-19, lo cual es evidente al comparar la experiencia del Reino Unido con la de otros países europeos.

98-99% de estas personas probablemente desconocen o no están seguros de haber tenido la infección; o tenían síntomas que eran severos, pero no lo suficientemente graves como para que fueran a un hospital y se hicieran la prueba; o incluso, ningún síntoma.

HECHOS Y CONCLUSIONES

Estos hechos me han llevado a las siguientes conclusiones.

Esta es la verdadera pandemia, pero discurre bajo la superficie y probablemente esté en su apogeo actualmente en muchos países europeos.

Espero que cuando contamos el número de muertes por COVID-19 en cada país en 1 año a partir de ahora, las cifras serán similares, independientemente de las medidas tomadas.

Las medidas para aplanar la curva pueden tener algún efecto; pero un encierro solo empuja los casos graves hacia el futuro, no los evitará.

Se ponen muchas esperanzas en las vacunas, pero tardarán un tiempo; y con la respuesta inmunológica protectora poco clara a la infección, no es seguro que las vacunas sean muy efectivas.

RESUMEN

En resumen,

  • COVID-19 es una enfermedad altamente infecciosa y se propaga rápidamente por la sociedad.
  • A menudo es bastante asintomática y puede pasar desapercibida, pero también causa enfermedades graves e incluso la muerte, en una proporción de la población,
  • y nuestra tarea más importante no es detener la propagación, que es inútil, sino concentrarnos en dar a las desafortunadas víctimas atención óptima.

AUTOR: Johan Giesecke. Karolinska Institute, Stockholm, Sweden. 5 de mayo de 2020. ORIGINAL Y REFERENCIASThe Lancet.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.